La Fruta Durian: El Rey de las Frutas

Ilustración de la Fruta Durian

Durian: Información general

 

El Durian o Durián, que también es conocido como Durión, es una fruta con origen en el sudeste de Asia.

La clasificación científica del Durian responde a las siguiente taxonomías:

  • Reino: Plantae
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Magnoliosida
  • Orden: Malvales
  • Familia: Malvaceae
  • Subfamilia: Helicteroideae
  • Género: Durio
  • Especie: Zibethinus

La fruta Durian ( durio zibethinus ) es un fruto grande, de hasta 40 centímetros de circunferencia, y entre 2 y 3 kilogramos de peso. De su aspecto destaca el caparazón espinoso  de color verde que lo recubre. Este color no es distintivo ya que puede variar, dependiendo de la especie, entre el ya citado color verde, el color café o incluso el rojo pálido.

El nombre de Durián proviene de la palabra malaya “duri”, que significa espina, y la terminación –an. El significado completo en malayo sería el de “Fruta con espinas”, aunque en Asia y a estas alturas también en el resto del mundo, se le conoce como “El Rey de las Frutas”.

Existen 30 especies clasificadas de los árboles durián, y de éstas solamente 9 producen Fruta Durian comestible para los humanos. Estos árboles pueden llegar a alcanzar los 50 metros de altura. Pueden llegar a sostener los frutos durante 4 o 5 años.

De las ya citadas 9 especies aptas para el consumo humano solamente Durio zibethinus se comercializa a nivel internacional.

La pulpa de la Fruta Durian

Características de la Fruta Durian

 

La fruta Durian se consume en crudo y posee un gusto intenso y muy agradable. Su textura es cremosa, similar a la textura propia de un aguacate. Contiene gran cantidad de proteínas, grasas y azúcares.

Su mayor área de comercialización es el sudeste asiático (Tailandia, Indonesia y Malasia), dónde es considerado un fruto afrodisiaco. También se le atribuyen propiedades curativas, y por ellos, raíces, cortezas y hojas del Durian son empleadas en la medicina popular de la zona.

Pero sobre todas estas características de la Fruta Durian destaca su mal olor. Y es que el olor que desprende el Durian es tan malo que está prohibido introducirlo en aviones y aeropuertos. De hecho, muchos hoteles del sudeste de Asia no permiten su consumo en las habitaciones, ya que el olor acaba impregnando los textiles de las habitaciones y cuesta mucho eliminar tan nauseabunda fragancia.

 

El mal olor del Durian

 

Muchas personas califican el mal olor de la Fruta Durián como hedor. Se asemeja al olor de una cebolla podrida. Este aspecto distintivo del Durian se debe a alrededor de 50 sustancias químicas que contiene, y que mezcladas entre sí, provocan esta combinación de olores nada atractiva. De hecho, principalmente por esta característica, el Durian es una fruta que no deja indiferente a nadie. Hay quienes sienten verdadera devoción por ella y en cambio, otras personas, no pueden ni acercarse.

Los vegetales de la familia Allium, como el ajo o la cebolla, tienen un alto contenido en sulfúrico, al igual que sucede con la Fruta Durian. Este compuesto es uno de los causantes del mal olor que desprende, pero también es una de las razones de las propiedades medicinales que dicen que posee.

 

ilustracion científica de Durio zibethinus

El Durian y la Medicina Popular

 

Aunque no existen estudios científicos de rigor que lo certifiquen existe la creencia de que el contenido en sulfúrico de algunos alimentos es clave como efecto anticancerígeno.

Las raíces, cortezas y hojas de Durio se utilizan en la medicina popular del sudeste asiático.  Las semillas de Durian también son comestibles y se suelen asar, para luego machacarlas  y preparar tortas.

 

 

El poder Afrodisiaco del Durian

 

Hay un dicho en Malasia que reza que cuando un Durian cae al suelo desde el árbol la gente se activa sexualmente. Esta es una de las pistas que nos indican que estamos ante una fruta con propiedades afrodisiacas. Dejaremos que el lector compruebe por sí mismo si esta propiedad tiene algo de cierto o se trata de una falsa creencia.

 

¿Cómo elegir un buen Durian?

 

El Durio, árbol del que proviene la Fruta Durián, crece en zonas húmedas, y durante el verano, a partir del mes de julio, suele comenzar a dar sus frutos. Esto tiene su lógica ya que se trata de la temporada de lluvias del Trópico Ecuatorial.

La mejor manera para elegir un buen Durian es guiarse por el olor. Un fuerte olor será indicativo de que la fruta está madura. Un pequeño truco muy efectivo es el de agitar el Durian. Si notamos un sonido en su interior, como si tuviera un cascabel dentro, estaremos ante una fruta en su momento óptimo para ser consumida.

 

Durian congelado

 

Si compras crudo el Durian podrá aguantar un par de días máximo en el frigorífico. Una manera de poder disfrutarlo durante más tiempo y no desperdiciar fruta es el congelarlo. Si extraes la pulpa y la conservas en una bolsa de plástico hermética podrás congelarlo sin problema alguno. De hecho, es la manera más común de comercialización del Durión que vas a encontrar más allá de los países del sudeste de Asia.

 

Recetas con Durian. ¿Cómo preparar la Fruta Durian?

 

Antes ya hemos comentado que además de comer la fruta cruda, sus semillas se suelen tostar y son machacadas para hacer tortas. Es importante tener en cuenta que la semilla de Durian cruda es tóxica.

Además existen diversos platos en los que se utiliza el Durian en estado semimaduro e incluso fermentado.

Pero lo más típico es el disfrutar de la fruta Durian en ensaladas.

 

¿Cómo abrir un Durian?

 

Es recomendable utilizar guantes al manipular la Fruta Durión para protegernos de sus espinas.

Para abrir un Durian debemos hacer un corte de abajo a arriba, bordeando todo el perímetro de la fruta. Ahora se trata de separar las dos partes e ir sacando la pulpa. Te puedes ayudar de un cuchillo.

Si vas a conservar la pulpa no olvides retirar las semillas, como ya te hemos comentado, las semillas del Durian son tóxicas en crudo.

 

Puede que también te interesen las siguientes Frutas

  • Moringa: como la mora pero más pequeñinga.